Contamos con un dispositivo láser de infrarrojos para tratar diversas dolencias musculares y ayudar en la cicatrización de heridas.

Mediante sesiones de 10 minutos, el láser estimula el flujo sanguíneo de la zona promoviendo la migración de células inflamatorias, con lo cual se aceleran los procesos de curación.