Con el paso del tiempo, si no lavamos los dientes a diario a nuestras mascotas, se va produciendo un acúmulo de sarro en los dientes y encías. Posteriormente el sarro se mineraliza, y las encías van sufriendo un proceso de retracción. Las infecciones bucales, halitosis y pérdida de piezas dentarias se van sucediendo.

Para paliar estos procesos de enfermedad periodontal y estomatitis, además de recomendar una dieta exclusiva con pienso, es necesario realizar una limpieza bucal por ultrasonidos periódicamente.

El procedimiento requiere anestesia general, ya que es molesto y necesita de inmovilidad total. Mientras el animal permanece anestesiado, esta monitorizado en todo momento. Mediante ultrasonidos y agua, removemos los cálculos dentales de las piezas dentarias. Es recomendable administrar antibióticos el día antes de la limpieza, y posteriores. También hay productos para diluir en el agua de bebida que tienen un efecto antiséptico y frenan el depósito de placa dental.