En nuestro centro veterinario contamos con la posibilidad de recoger e incinerar aquellas mascotas que tras fallecer, sus propietarios no tienen un sitio adecuado para depositar el cuerpo.